miércoles, 9 de noviembre de 2011

Lazos Rotos

Minutos antes de morir pediré por mis amigos, por los buenos amigos, no por mi alma. Por que los amigos de colegio no se comparan con los de la Universidad, porque las amistades del colegio fueron malas, vagas, despotas, olvidadas.

Un largo proceso fue el que tuve que pasar antes de entrar a la Universidad, me caí y mucho; a pesar de ello me levante sola, y cuando ingresé a la Universidad me sentía bien, ya los conocía, los había escuchado.

Entre a la Universidad y en vez de esperar a un profesor o al decano en la puerta dandonos la bienvenida, estaban ellos en la puerta con una sonrisa nerviosa diciendo: Hola, bienvenido a la Facultad de Derecho de la Universidad de San Martin de Porres, somos la Fraternidad Fuerza Universitaria, estaremos pasando por sus salones después para que nos conoscan un poco más. Les devolví la sonrisa y caminé a mi salón pensando en 2 cosas. la primera era la bienvenida por parte de los alumnos a los cachimbos y la segunda la palabra FRATERNIDAD, pensé que serían como las fraternidades de las Universidades de Estados Unidos Y NO ERAN NADA PARECIDO.

Saliendo de Clases se me acerco Francisco Carrasco a conversar conmigo puesto que ya habiamos estudiado en Pamer, la ideología, punto de vista y esa franquesa al demostrar su amistad e interes hacia nosotros me llamó la atención, me comento de los demás movimientos así que decidí investigar. No, eran ellos con los que yo debía de quedarme. Siempre me enseñaron que la amistad vale más que cualquier cosa sobre la faz de la tierra.

Los fuí conociendo uno por uno, Roberth, Diana, Jesús, Francisco, Amparo, Erick, Gustavo, Richard, Rouz, Alison,Fiorella, Mario, Patty, Jairo, Anthony. Ellos fueron los primeros Ffurianos que me acompañaron por primera vez en mi primera reunión en la cafetería de la facultad.

No fue la primera vez, y fueron llegando más: Carlos, Oscar, Ibbet, Miguel, Luis Santos, Wendy, Milagros, Diana Alcantara, Barbara, Daniela, Danna, Gian Carlo, Dhayara, Tato, Gabriela Vilela, Gian Carlo, Hector Vicuña, Isabel, Jeanpierre, Jose Carlos,Juanita,karina, karol, kenny, kiara, lourdes, Lucya, Marian, Mario, Maya, Mercedes, Milagros, oscar, paola, Rafael, Renato, Roxana, Sharon, Vanessa, Xeylla y otros que por mi vaga memoria no recuerdo.

Ya no eramos 16 sentados en la cafetería, eramos UNA FAMILIA EN LA CAFETERIA, EN LAS BANCAS, EN LAS MESAS, EN LAS CONFERENCIAS, EN LOS SALONES, EN EL HUECO, EN EL PARADERO, EN EL CHIFA, EN LOS CAMINOS HACIA LA AV. LA MOLINA.

Y con ellos madure, aprendí a valorar la amistad, me gritaron, los grité, discutimos, me jusgaron, hablaron mal de mi sin saber, pero no somos nadie en esta vida para juzgar por los errores cometidos pero...

"PERDONAR ES EL VALOR DE LOS VALIENTES. SOLAMENTE AQUEL QUE ES BASTANTE FUERTE PARA PERDONAR UNA OFENSA, SABE AMAR"

Las noches en la cafetería, las tardes en la mesa en el patio, las fotocopias, los sastres para correr por los salones, las tardes de conferencias, las caminatas hasta la av. la molina, las veces que fuimos a la casa de diana a hacer alboroto, las elecciones, las noches en el hueco, los viajes,la navidad, los cumpleaños, los cafecitos por las noches, los apodos interminables que nunca faltaban EL VOCABULARIO CARACTERISTICO DE FFU DE NUNCA OLVIDAR, y las noches en mesa con cigarros y agua.

Y todas esas anecdotas? y esas risas? SIEMPRE QUE NOS ENCONTRABAMOS NOS SALUDABAMOS Y NOS DABAMOS UN ABRAZO Y AHORA QUE SOMOS? EN QUE NOS HEMOS CONVERTIDO POR LA FUERZA DEL PENSAMIENTO? NOS HEMOS ALEJADO LOS UNOS A LOS OTROS POR DOCTRINAS? POR PUESTOS? POR RECLAMOS INCESANTES Y TONTOS?

Yo muchas veces falte a reuniones, muchas veces no estaba deacuerdo, pero no decia nada porque si la mayoria lo queria así, estaba tranquila, muchas veces lloré de rabia, les falte el respeto, no les hice caso, LES FALLÉ y aún así conté y se que cuento con ustedes.

Mientras más lejos estoy de ustedes, más sola me siento, mientras he viajado me acorde de ustedes, mientras caminaba quería estar con ustedes, mientras más sola andaba mas los necesitaba, nunca olvidaré cada abrazo, cada sonrisa, cada broma, cada travesura, CADA HOJA ESCRITA, PORQUE MI VIDA UNIVERSITARIA SERAN USTEDES.

Basta de máscaras, de politiquería barata, de utilizar un vocabulario fluido para hacernos mas que otros, basta de SEÑALARNOS CON EL DEDO, DE HECHARNOS LA CULPA, BASTA DE JUZGAR, DE LASTIMARNOS, DE ENFRENTARNOS. Donde quedo la palabra HERMANO, donde quedó ese ALIENTO, donde quedó la AMISTAD.

Los mejores hombres de esta tierra se han equivocado una y otra vez y siempre se les reconoció por sus grandezas no por sus errores, vamos a ser uno más del montón? vamos a ser Pilatos? LAVANDONOS LAS MANOS porque no queremos asumir la responsabilidad de nuestros actos? Que más disculpas y arrepentimiento que el que nos enseñó Dios y me enseñaron los amigos. Somos abogados, defensores de la ley, no condenemos, no engañemos, no juzgemos a todos por igual.

Si FFU fue la casa que albergó a mis amigos, a mis hermanos, siempre permaneceré allí con ellos, porque hasta donde vayan ellos iré yo...

EL PERDONAR NOS PERMITE SER FELICES Y DISFRUTAR LA VIDA, YA QUE ES DE HUMANOS EQUIVOCARSE.

lunes, 7 de noviembre de 2011

cenizas en la guerra

Tu cólera estaba acaparando mi historia, mis venas, mi sudor, mis recuerdos, solo mi inpaciencia bailaba a tu alrededor. El dolor me rasgo la blusa y un grito mio saco un hilo de sangre de tus labios, mi rabia te había quitado el aliento y tu desesperación me arañaba la piel.

Te seguía mirando impaciente, controladora, desafiante y pudimos haber parado y no quisiste, resististe un poco más, más hondo, más sangre, más rabia, más odio sobre ti.

El aire se había cargado y empezé a arder, no tardaste mucho y me seguisté, empezaba a destilar odio puro, gotas negras resbalaban de mis puños, y los pies me dolían, esperé incansablemente a que te rindieras y no lo hiciste, aguantaste, no se cuanto estuvimos así, esperé, como una serpiente espera a su presa, esperé a que mi veneno empieze a matarte, como un escorpión ya había dado la punzada hace tiempo y aún te resistias, nunca vacilé, te quitaba la vida por cada suspiro suelto.

Pudimos hacerlo distinto, pero no me dejaste más remedio, te advertí, te pedí, te volví a rogar que no jugarás así y seguías jugando con mis sentimientos, jugabas con mis sueños y me dabas noches eternas que terminaron siendo pesadilla, mientras más recordaba esas cicatrices putrefactas, lo que quedaba de mi corazón bombeaba odio, repudio y ya sabes, ya te lo dije.

Esperé que retrocedieras y no lo hiciste, nunca te bajé, la mirada, no me dejé manipular, y no te cansaste, una última mirada furtiva esperando que te canses y el cielo gris sobre nuestras cabezas se desquebrajó, caían cenizas, y ninguno de los dos se movió, y de pronto, el cielo se cayó y nos cubrió con un polvo gris.

No lograba ver nada, acapare con vagas esperanzas tu muerte, buscaba tu cuerpo y no lo encontraba, quería escucharte gritar, queria beslumbar puro dolor emanando de tu cuerpo, quería pisar y destruir una a una tus desiluciones, quería que te perdieras para siempre en tierras lejanas y no volverte a recordar.

Cuando el polvo se disipó logré verte con una rodilla en el suelo, y el fuego a tu alrededor era azul, y con tu mirada me dijiste que querías seguir jugando, quería desmoronar tu fuerza y presionar tu angustia.

Con la razón a medio perder y mi realidad cubierta de ceniza, la sensualidad del odio y de la venganza me volvió a conquistar, recubrió mi corazón y volví a deslizar un poco de veneno por tu frente, espera corazón, pronto todo se terminará te dije.

Te arrastré por los abismos en los que camine, te hice comer todos los momentos de silencios con dolor, te arranqué el alma y la razón. y tu voz lamentandose levemente distinta se perdió. Cuando ya no sentí tu respiración la nostalgía acaparó lo bueno que quedaba dentro de mi, el viento me hablo de nuevo, y la victora se impuso irresistible, la algarabía se apodero de mi y fuí feliz.

El músico de mi alma se quedó con el corazón roto, muriendo en silencio con una vida perdida y una lucha inmoral.

Era mentira, no soy tan mala, solo en mis sueños lo deseo con tantas ganas....

sábado, 5 de noviembre de 2011

Inmortal

Después de haber llenado mi corazón con ilusiones, con sueños encarcelados, con el aliento de todas las mañanas al despertar me sentía mucho mejor, sentía por largos momentos que tu voz había congelado todo dolor y había dejado a mi alrededor palabras que aún no había conocido pero calentaban indistintamente.

El tiempo y el sin sabor de la amargura empezaba a des quebrajar mis alegrías y las lágrimas que rodaban a diario sobre mi rostro dejaban cicatrices, llore en silencio durante mucho tiempo mientras tu estabas parado a mi lado.

Había pasado de brincar sobre las estrellas a bagar en el lamento del infierno y por cada paso que daba tenía que dejar todo atrás, escuchaba tus gritos y finalmente descubría tus miedos, tus deseos y era inevitable, me había entercado fuertemente, había caminado mucho y hoy me encontraba sola.

No desistí de caminar, mientras tus gritos y tus lágrimas me perseguían, divisé una sombra a lo lejos, casi me había olvidado de como era, ya lo conocía.

El destructor enmascarado camino hacia mi pareció complacido y por mucho tiempo que paso aún guardaba mis lágrimas y restos de dolor en una mano, mientras caminaba destilaba sangre, mientras suspira suelta sueños putrefactos y el mientras se me acerca, me rodea y me habla de amor.

Hace mucho tiempo que no veía la lluvia caer y las confundí con tus lágrimas, casi no las sentía y el con un veneno contra la memoria y promesas perdidas me calmó.

El me había convencido de ser su discípulo y mientras me mostraba un camino, ya había caído en su incertidumbre y consumía el veneno de sus manos y fui caminando con el mientras derrame penurias, dolor y el amargo sentido del olvido que obtuve.

Mientras más caminaba me sangraban los pies ya tus palabras cándidas habían muerto, cayeron desechas en el camino y empecé a caminar con mentiras y parecía acostumbrarme y así solo fue capaz de dejarte ir, quería detener el tiempo, quería regresar, todo era igual un camino vacío y solo un acompañante muerto, caía en la oscuridad mas profunda y aun no lograba entender cuanto podía sobrevivir

Me enseñó a alimentarme del dolor, a beber las lágrimas para calmar mi sed, a pintar los mejores lienzos con sangre, a abrir heridas y danzar sobre ellas hasta el amanecer, me enseño a manejar las memorias y alimentarme de los suspiros de la gente, me enseño a gozar de la agonía y a vigorizarme la rabia.

Ya no sabía como eran los días soleados, como cantaban los pajaros temprano, hoy solo había un hueco inmenso en mi pecho, hoy me alimenté de los rastros que quedaron...

Hoy dejé atrás el último cadáver de tu adiós...